viernes, 10 de junio de 2011

La frase

"El carácter de un hombre es su destino"

Hay personas que en cada bache ven un obstáculo y en cada decepción una tragedia. Parece que alguien así, no esté dotado para la felicidad.
Su gran recurso, nuestro gran recurso, la inteligencia, se ve sacudida por percepciones que la ponen a prueba retándola a manejar convenientemente esos sentimientos.

¿Respondemos con pautas sentimentales? ¿Razonamos la realidad? ¿Nos dejamos llevar por la mera interpretación del misma en función a módulos de personalidad, a nuestro "estilo" de sentir?

Es necesario barajar adecuadamente ese zarandeo a nuestro raciocinio, hacer uso de nuestra inteligencia, ponerla en marcha serenamente o a toda pastilla, pero dominar con ella los contratiempos y las trampas de la vida.

1 comentario:

Dra.Manhattan dijo...

En el punto medio está la virtud. El otro día hoy comentar que las personas plenamente felices son aquellas que controlan su vida en todos y cada uno de sus aspectos. ¿Pero la felicidad es controlar?
Entonces el sentimiento alegre que nos sobre pasa cuando ocurre algo inesperado ¿no es felicidad? El cosquilleo en el estomago ante la espera de algo o alguien ¿tampoco?
Sé que me he ido por las ramas de tu planteamiento, pero tu texto me ha inspirado para divagar