lunes, 7 de junio de 2010

3AA4


3AA4
Cargado originalmente por silviamartín
SIEMPRE LLEGAMOS A DESTIEMPO...

Siempre llegamos a destiempo.
Cada llegada es un fracaso. Parte
ya el tren y conseguimos
subir en marcha. Todo en vano.
Nos lleva, es cierto. Pero ya se ha ido.
A través del cristal nos asomamos,
pero la vida ya se ha ido; todo
se ha ido inacabado.
Estamos viendo rostros, árboles,
de otras personas y otros campos.
Estamos contemplando una montaña
que ya no es esta misma que miramos.
Oímos voces, gritos, carcajadas
que hace ya tiempo que sonaron.
Difícilmente pretendemos
hallar una respuesta por el tacto;
y cuando al fin tocamos algo vivo
ya no está allí lo que tocamos.
Cada momento que nos lleva
es un presente ya pasado.
Nos lleva, es cierto. Pero ya se ha ido;
se había ido al alcanzarlo.

Su giro, produciendo esa diferencia de presiones, renovaba el aire en aquel lugar en el que la gente nacía y moría bajo tierra, ante la imposibilidad de alcanzar la elegancia del azul, el susurro del mar o el olor de una flor.

Cuando el ventilador de la estación comenzó a sonar, el sonido espeso de las gigantescas aspas, hacia mella sonora sobre los pensamientos más volátiles. Convirtiendo en nada a aquellas personas de menos contenido. Quedando sólo movimiento y color de lo que un día aparentaron ser.

Vamos, siéntate en el raíl, que el tren está a punto de salir.

Sí, sí… voy, voy… adoro esa sensación de que el tren me atraviesa, es casi como estar vivo, es como ser algo, como si los de más arriba, por un momento, me vieran.

Sí, haría cualquier cosa con tal de llamar su atención, es mi alimento.

Recuerdas desde cuando la gente dejó de pensar?

Qué es gente?

Las caretas que usan los actores...

Ah, sí, las personas.

martes, 1 de junio de 2010

Mi admiración por Martin Parr.






















Reconocido internacionalmente por su particular acercamiento a la fotografía de documentación social. Su obra se caracteriza por el sentido del humor y la ironía de su mirada sobre el estilo de vida de la gente corriente en Gran Bretaña.
El sentido del humor es muy importante en la obra de Matin Parr. Para él, es el modo de salvarse del ridículo y la decadencia en nuestra vida diaria. La banalidad, el aburrimiento y la falta de sentido de la vida moderna es plasmada en sus
trabajos.

página oficial de Martin Parr