lunes, 31 de mayo de 2010

"vamos a contar mentiras..."




- Hola, no me dices nada?
• nada de qué?
- No me notas nada?
• Ah, sí, tienes el pelo distinto. Te refieres a eso…
- Te gusta?
• No.
- Qué antipática eres!!
• Me pediste opinión y te la di.
- Sí, pero no tenías que ser sincera. Todo el mundo me ha dicho que estoy muy bien.
• Ah, pues entonces, ya sabes… pregúntale al resto del mundo.

Somos tan remilgados!! Hemos pasado de creer que hemos venido a éste valle de lágrimas para sufrir, a pensar que somos el centro de Universo, lo primero, lo más importante y casi lo único. Necesitamos, queremos, deseamos y hasta consideramos que merecemos la aclamación de los demás. No resistimos frustraciones, no toleramos críticas y no soportamos verdades.

El mundo es genuino, la vida es inmensa y el ser humano es tan magno como para ser capaz de destruirse o ser capaz de ofrecer algo infinitamente bello con un sencillo gesto.
Se nos escapa el tiempo intentado ser…
Y yo no quiero idealismos ni consensos impuestos por otros, no quiero ilusiones basadas en falsas esperanzas e irreales bonitas verdades... no quiero sucedáneo de felicidad falsa.

Hoy propongo que no intentemos ser... seamos!