miércoles, 23 de enero de 2008

personalidad

Unido a nosotros hasta el fin. Se pueden modificar acciones pero nuestro carácter y personalidad impregnan, irremediablemente, lo que nos rodea y nuestras obras nos delatan.


Abierto, libre, espacioso. Cuando un amigo suyo lo vio terminado dijo que era: “un panorama de agua y lirios acuáticos, de luz y cielo. El agua y el cielo no tenían principio ni fin en esta amplitud infinita”.

Además de enorme, el techo era de cristal y la sensación de aire y cantidad de luz que entraba en todo momento, supuso algo verdaderamente innovador en lo que en la época, era la estructura habitual para el taller de un pintor.

Era el estudio de Monet.



íntimamente relacionado con su obra:




Estudio de Tamara Lempicka:




Algunas de sus obras.



Estudio de Francis Bacon



Inocencio X. Uno de los que hizo



"Si alguien quiere descubrir algo en mí (...) puede contemplar atentamente mis pinturas y tratar de descubrir a través de ellas lo que soy y lo que quiero". Gustav Klimt.


2 comentarios:

Galo dijo...

Bueno, me ha parecido más que interesante este post. Nunca hasta ahora se me había ocurrido que pudiese existir esa relación entre los artistas y su taller. Me ha asombrado el de Bacon y el de Lempicka. Y es que no podrían ser de otra forma. El de Lempicka es cartesiano, Bauhaus. Siempre he pensado que de haberla conocido me habría enamorado de ella por el resto de mis días. Fijaos en su mirada. Tiraría un puente con ella.
Hace no mucho me leí que para uno de sus desnudos masculinos más famosos, el modelo fue un policía de tráfico que descubrió en la calle. Ni corta ni perezosa fue a proponérselo, y el Tomate de la época dejó constancia de que, aparte de pintarlo, dió buena cuenta de él. Dudo que hubiera bicho viviente que no cayese rendido a este pedazo de mujer. ¿No os recuerda, en parte, a Kahlo?

irene dijo...

El mío se asemeja peligrosamente al de Bacon XD.