sábado, 22 de diciembre de 2007

florencia

Me he rendido a tus pies, valiente de mirada altiva

Abatida por la logia y por su música vencida

Y rebosan mis recuerdos de tus piedras y tus lienzos

Y he sucumbido al ingenio y a ese renacer de sueños

Guardo tejados mojados para vencer el hastío

porque esos tejados rojos calientan mi corazón frío

Y me imagino cayendo, cual gris perla resbalando
Bajando por tus cristales, desembocando en tu río.

Al que he robado a media noche, trozos de brillos y espejos

Para escapar del tormento de querer ver a sus reflejos.



¡Mírame!
Mírame Ponte Vechio,

regálame el color de tus ventanas

Devuélveme la luz cada mañana

y acúname en tus aguas al ocaso.

Raptada cual sabina me he quedado

Sometida por Medusa, envuelta en piedra

Perseo a mi rescate, más me atrapa.

Y tuve miedo, me asusté

mas ya no temo,

pues noto sobre mi espalda la mano de Nicodemo.

¡Piedad! te pido

Mas la Pietà que tu me das

más me enloquece

y en este estado de locura y de inconsciencia

Me desnudo y me confieso a ti, Florencia

He vendido mi alma por tu esencia.





5 comentarios:

javi_indy dijo...

Para mi es difícil decir lo que siento al leer esta poesía. La escribe la persona que más quiero, sobre la ciudad que más me enternece y que además hemos compartido en cada minuto en ella.

Sólo decir que me cuesta mucho leerla de una sola vez sin que se me empañe todo.

galo dijo...

adelante, adelante, adelante

galo dijo...

merece la pena leerlo varías veces

silviamartin dijo...

me ruborizan vuestros comentarios y me animan a seguir poniendo cosas porque las siento.

galo dijo...

leído una vez más